sábado, 7 de abril de 2012

57

Algo de mí se iba en el humo y no extrañaba nada, nada menos esas zapatillas que se alejaban y no tenían cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario