martes, 27 de abril de 2010

14

A veces te toca vivir la vida de otra persona, no más de diez minutos. Y te das cuenta que es difícil para todos. Para algunos más que para vos. Pero eso no te alivia, te entristeze por ella. Y sentis pena por él.
No pude hacer más que abrazarla y escaparle a sus lágrimas. Avergonzados.

1 comentario: